TRELEW EN OTOÑO. Anotaciones entre fotografías y exquisita gastronomía

Siempre disfruté salir a recorrer sin rumbo fijo, si bien sugerí merodear por Playa Unión, Trelew, Gaiman u otras localidades que forman parte del Valle inferior del río Chubut, lo hice con pocos objetivos claros. Uno de ellos era fotografiar el cauce desde el Puente Hendre, ubicado en plena zona rural. Su nombre significa “ciudad vieja” en homenaje a la aldea que dejaron atrás, en el noreste de Gales, aquellos visionarios  hombres y mujeres que se propusieron poblar esta parte de Argentina. La pequeña localidad homónima se encuentra a solo 2 kms de Trelew. Fue  el primer puente  construido  por los galeses, en 1888.  Se hizo cargo de la obra la compañía del Ferrocarril Central del Chubut.  Había  necesidad de trasladar la producción de las chacras desde el lado sur del río hacia otras áreas que así lo demandaban.

WhatsApp Image 2019-05-05 at 20.33.06

La antigua construcción de madera es un lugar emblemático, sitio indicado para fotografiar el paso del río en su camino hacia el estuario donde lo espera el Atlántico. Se me presenta  enmarcado por unos álamos y fresnos hermosos, hoy vestidos de otoño que se multiplican gracias  al reflejo que propician el sol y el agua. Debo reconocer que días atrás, vi  fotos similares a las que tomé, así me propuse lograr las mías.

DSC05246

DSC05248

Muy cerca, un cartel indicador hizo que mi recorrido continuará tomando forma: estábamos a escasos kilómetros de Gaiman, pueblo de la colonia galesa conocida por sus múltiples casas de té. En este caso, fue mi “estómago” quien indicó el camino a seguir. Recordé una que había sido visitada por Lady Di en 1995; la boca se me “hizo agua” pensando en el pan casero calentito, mermeladas, manteca y tortas que sirven en el lugar. Ya lo había visitado en otras oportunidades y me pareció una buena idea volver a hacerlo.

Creo que las fotos del parque hablan por sí mismas. Yo, como de costumbre, deslumbrada por la vegetación entre salvaje y disciplinada que rodea el lugar. Sin olvidar la fotogénica tetera,  el arroyito con su típica noria que reciben a los visitantes, el hermoso frente de la casa ni la placa que da testimonio de la visita ilustre que tuvo tiempo atrás,  tomé mis fotografías una y otra vez.

Pero, en el momento de ingresar, ¡algo no salió como esperábamos! Parada frente a la puerta, llena de dudas,  recordé a un par de amigos: @pobresviajamos. Escriben unos artículos magníficos: llenos de datos útiles, conocimiento y honestidad. Me dije… ¿por qué no aprender de ellos? Y… si una cosa no va, no va. Así fue que, en consenso con mis acompañantes,  decidimos retirarnos del lugar. ¿El motivo? Los 15 dólares o 14 euros (como quiera leerse) o $700 por persona que cuesta una merienda en el lugar. Más allá de esto, para quienes puedan acceder a este servicio de té, doy fe que la experiencia  es recomendable por la atención, la vajilla, la gas y el ambiente. Pero en esta oportunidad, no pudo ser.

Créanme que lo lamenté solo hasta llegar a Trelew, apenas 18 kms separan un lugar de otro. Un local  amigable, en más de un sentido, haría que pudiera saciar lo que se había convertido, a partir de lo que relaté antes, casi en un paseo gastronómico.

Bulevú, en Trelew, nos recibió con su fachada celeste intenso y un cartel mediante el cual se declara Bici Friendly. El interior es sumamente cálido y acogedor, sumándole un patio descubierto, entre plantas, que invita a sentarse y a tomar sol mientras se pide algo dentro de lo variado, todo apetitoso y con una gran impronta vegetariana que tienen para ofrecer.

Allí, nos dimos un verdadero banquete de quesadillas y bruschettas  con diferentes rellenos, entre otras exquisiteces saladas. Tomamos limonada y un jugo de frutas conformado por naranja, zanahoria y jengibre Cuando llegó la hora de lo dulce, no sabíamos qué torta pedir, todas se mostraban apetitosas, y el café…excelente. Llegado el momento de pagar, no solo recibieron mi tarjeta de crédito sino que, además, me informaron que nuestra consumición (éramos tres personas) no superaba los 22 dólares o $1000 en total.

Satisfechos,  recorrimos la ciudad hasta dar con la Plaza Independencia, fundada en 1910, es el lugar de pueblo por excelencia para reuniones entre amigos, especialmente de los más jóvenes, pasan sus horas en ruidosas charlas y compartiendo nuestro clásico mate. Me reencontré con la glorieta totalmente renovada y con los árboles añosos que aún no acusan recibo del otoño como los otros cercanos al río Chubut. Intuyo que volveré a Trelew en las próximas horas, la huella de los galeses en esta parte de mi país ha despertado mi curiosidad, me propongo conocer más sobre ellos. Mañana será otro día.

DSC05270

A media tarde, emprendimos el regreso hacia Playa Unión, otro paisaje me espera. El bravo Atlántico está calmo, pero ya hace frío. Doy una última mirada a la playa desierta en esta época del año, igualmente, me propongo escribir un post sobre este lugar. Volvemos a casa, es hora de comenzar a hacer anotaciones sobre un recorrido más que disfruté al salir sin rumbo fijo….

3 comentarios sobre “TRELEW EN OTOÑO. Anotaciones entre fotografías y exquisita gastronomía

  1. ¿Sabes qué? Estas salidas sin rumbo fijo son de lo mejor, y más si lo que a una le espera son paisajes como los que nos muestras (qué belleza de fotografías) y lo que nos describes.

    Gracias por tenernos presentes, sabemos que por ser más barato algo no tiene porque ser peor, así que aplaudo tu decisión.

    Por cierto, me pillas leyendo a la hora que debiera haber comido, pero todavía no lo he hecho. Tu descripción de la merienda ha hecho que suene mí estómago con fuerza 😋

    Gracias por tenernos presentes, es un orgullo que a tantos kilómetros de distancia alguien se acuerde de estos pobres viajeros.

    Un abrazo enorme,

    Marina.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, Marina! Mi historia en Trelew continúa. Disfruté mucho este viaje porque en él estaba incluida una de mis hijas a quien fui a visitar . Tengo cuatro retoños bien crecidos ya. En el próximo post, me ocuparé de la importante huella galesa que hay en esa zona de mi país. Los 1400 kms que hice para llegar ahí una vez más fueron más que hermosos para mi.

      Obtener Outlook para Android

      ________________________________

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s