MERLO INVITA A QUEDARSE

Merlo (San Luis) invita a quedarse. Los jóvenes de la localidad pintan murales que evocan el reconocido Epílogo de la golondrina, la voz del poeta Agüero parece oírse en la siesta casi otoñal no muy lejos de su casa-museo. Nubes cargadas, algo de frío y llovizna no hacen que cesen de trabajar en la tarde del sábado.

Unos pocos turistas y ellos tan lejos…ensimismados, en un mundo propio y difícil de adivinar. Puro despliegue de colores y labor. Tal vez, se estén preguntado: “¿Qué cosa tan bella es el mundo/grande/grande, habrá mejor que estos montes en la tarde? ¿Mejor que ser lo que somos?”.

 

DSC05188

Enfrente, los observa “la torre blanca/de este verde valle”. La antigua capilla con más de dos siglos y medio de vida es un templo pequeño, con paredes de adobe de más de un metro de espesor. Leo que es estilo barroco en su interior, por fuera solo veo el sencillo estilo colonial. Se mimetiza con la paz y armonía del pequeño centro histórico. Cruzando la calle, en una plaza  con visitantes o pueblerinos tomando mate, pude observar una placa que ilustra acerca de la fundación.

DSC05194

Merlo se empeña en demostrar, a cada paso,  que no quiere dejar de ser quien es. En la siesta del sábado, recorro las calles aledañas, descubro nuevos murales y todo parece decirme…”Yo no conozco las llanuras (…) solo sé quedarme/con estos campos/con estos animales”.

Cuidadosos de su fauna y flora autóctona  celebran la naturaleza de múltiples maneras. Cuentan con una Reserva Ecológica donde se pasean las águilas golosas que al mediodía bajan de los cerros a comer la carne que le deja Esilda, antigua guarda-parque y efusiva ambientalista.

Entre los  espinillos, arbustos y otras especies se refugian familias de zorros. Se dedican a observar con recelo el paso de los visitantes. Conviven en armonía con la madre naturaleza y pienso…”es mejor quedarse (…) ver el mismo follaje/la misma luna y el mismo/paisaje”.

DSC05158

Más allá, en lo alto, justo en el límite entre San Luis y Córdoba se puede observar desde el Mirador del Sol todo el Valle de Conlara. A 2150 mts de altura, entre nubes y el el aroma de las hierbas serranas con el viento que pega fuerte, uno disfruta de una vista increíble desde el Filo de la sierra desde donde, en los días de sol, suele verse el Valle de Calamuchita, Córdoba.

DSC05177

El Arroyo Pasos Malos tiene lo suyo, se empeña en mostrar el ruido del agua que choca contra las piedras encajonado entre las paredes bien altas del cerro, bajar hasta ellas, remojarse en el agua cristalina y fría es una invitación difícil de no aceptar. Tal vez, Agüero, alguna vez acá se dijo…”solo sé quedarme (…) con estas piedras bajo el sol/con estos olores vegetales…”

DSC05183

Merlo invita a quedarse. No reniega del paso del tiempo representado en la variada y lujosa hotelería, en los casinos llenos de música y máquinas de juego de azar, en el centro comercial que ostenta las mejores marcas o en la cartelería multicolor que ilumina sus noches. Pero invita a quedarse con su esencia, invita a quedarse con el olor a pan casero de la mañana o con el comedor de cada uno de los Garay que se atribuyen no solo ser los mejores asadores de cabrito, sino también parientes entre ellos.

Merlo invita a quedarse en compañía del “algarrobo abuelo”, con el Mirador de los Cóndores o con cada una de sus piedras preciosamente talladas por los artesanos del lugar. Es simple… quedarse o decidir volver.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s