PUERTO VALLARTA Y ALREDEDORES, OTRA JOYA DE MÉXICO

El Océano Pacífico baña las playas blancas, impecables y angostas de Puerto Vallarta mientras los turistas degustan la mejor gastronomía, lo hacen cómodamente sentados debajo de sus toldos sintiendo la brisa fresca del mar y los pies sobre la arena. Las velas se encienden temprano invitando a quedarse a disfrutar en la intimidad del atardecer. Todo es disfrute, calma y relax. Se encuentra como alejada a propósito de la gran capital, Ciudad de México, como para no contaminarse con ruidos ni del fluir indiscriminado de gente en sus calles de legendaria metrópoli.

DSC04332

En el Estado de Jalisco, sobre la Costa Nayarit en Bahía de Banderas se levanta una ciudad con identidad bien definida. Vallarta “Vieja”, con sus techos de tejas rojas y sus calles empedradas con un clima muy acogedor tanto en invierno como en verano, parece que pretende conservar su fisonomía más allá del impresionante crecimiento demográfico y por la gran infraestructura que se está desarrollando a su alrededor en estos últimos años.

En su centro histórico conviven, armoniosamente, la antigua iglesia Nuestra Señora de Guadalupe con las muy cercanas tiendas de moda, bares y restaurantes. Así es Vallarta, así es México que no se cansa de sorprenderme.

Revisar mis fotografías tomadas en febrero de 2017, hacen que me reencuentre con el antiguo malecón con sus esculturas, el mismo que se observa en “Fiebre”, el video musical de Ricky Martin. Es la llamada Zona Romántica, donde las palmeras, el sonido del mar y la calidez de la noche hacen que los visitantes, tengan la edad que tengan, encuentren donde pasar su tiempo: restaurantes de diferentes nacionalidades, lugares donde ir a bailar o simplemente caminar sobre los antiguos adoquines dejándose llevar por la música que surge de alguna sus plazas donde no falta las melodías folclóricas ni el colorido de los trajes mexicanos. Los viajeros solo tienen que sentarse a escuchar, disfrutar, recomponer fuerzas para aprovechar el sol del día siguiente que invita a participar de las más variadas actividades.

Un paseo obligado es visitar las Islas Marietas, consideradas santuario de la naturaleza. A las mismas solo se puede aproximar en embarcación y verlas desde una distancia prudencial. Los visitantes, luego, tienen diferentes opciones para llegar, durante un tiempo muy acotado, desde el catamarán hasta ellas: a nado, canoa o lancha rápida de esta manera las cámaras fotográficas, bronceadores, víveres y demás deben quedarse obligatoriamente a bordo, demás está decir que quienes practiquen buceo o snorkel estarán a sus anchas. En plena navegación es emocionante ver delfines y tortugas marinas de gran tamaño acompañando el andar de las embarcaciones.

Dentro de las islas, la Playa del Amor es la más deseada y difundida de todo el Parque Nacional, pero hoy es la única que se encuentra con restricción a los turistas. Este hermoso lugar cuenta entre sus “riquezas”: arrecifes de coral, es refugio para noventa y dos tipos de aves diferentes y cetáceos (entre ellos la ballena jorobada que visita la zona periódicamente). Visitar sus cuevas en paseos con lancha rápida es una experiencia inquietante porque se pueden observar formaciones rocosas de las que se cuentan innumerables historias de intrépidos buceadores.

DSC04362

Puerto Vallarta y sus alrededores son lo que podrían llamarse lugares de película, literalmente, así lo han sido desde que se filmara en sus playas “La noche de la iguana”. Otro lugar, en sus inmediaciones para visitar, es El Edén, se encuentra río arriba de la playa Mismaloya, lugar paradisíaco, en plena jungla de la Sierra de Cuale, donde se filmó Depredador, cuyo protagonista fue Arnold Shwarzenegger, aún se encuentran elementos utilizados en la película: parte de un helicóptero y un alienígena como testigos de lo que fue un set de filmación al aire libre. Llegar a este lugar involucra una larga caminata a través de la vegetación exuberante, atravesar el río mediante un angosto y extenso puente colgante para arribar a las instalaciones y poder refrescarse en las piscinas que forma el río para luego aprovechar un buen almuerzo bajo la sombra de los árboles llenos de lianas y helechos parásitos gigantes, así la aventura habrá llegado a su fin y los  amantes del cine de los años 90 (que no son pocos) podrán regresar con sus fotografías como preciados tesoros.

DSC04342

Y para los amantes del tequila o, como en mi caso, para los que queremos aprender sus secretos de destilación y degustar el producto elaborado, es posible hacer la ruta que lo llevará desde la producción del agave hasta el salón de ventas donde podrá probar las variedades más aptas para todos los gustos. Todo en un ambiente de mucha camaradería y amabilidad en los diferentes ranchos que se dedican a esta actividad.

DSC04335

Así, tan atractiva y cálida es Puerto Vallarta. Así, tan bella y hospitalaria es Puerto Vallarta. Creo que hay razones más que valederas para visitarla.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s