CARNAVAL EN VENECIA, febrero de 2015

No fue fácil asumir en Roma lo que el tiempo auguraba: nieve en Venecia en los cuatro únicos días que permaneceríamos allí. Un carnaval con nieve, agua alta o lluvia no es posible.

Desde Términi los pasajeros del tren hablábamos sobre esto, especialmente, cuando comenzamos a ver que los campos estaban absolutamente nevados, cada vez más, peor aún a la altura de Bolonia.

Si bien el paisaje era hermoso, se diluía la posibilidad de disfrutar el más importante carnaval de Europa.

No podría ver con mis propios ojos esa “segunda vida del pueblo” que propone Bajtín en “La cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento: el contexto de François Rabelais”, o lo que quede ella o lo que yo sea capaz de percibir.

La nieve comienza a disiparse, aparece Venecia en el horizonte, llegamos a la Estación Santa Lucía y nos recibe una ciudad que, a medida que la vamos viendo desde el vaporetto mientras atravesamos el Gran  Canal, se encuentra llena de sol.

Descender en Puente Rialto y encontrar nuestro hospedaje fue no solo un “trámite”, fue bastante más que eso. Pero valió la pena!!! Barababao y su cálido y muy servicial dueño hicieron de nuestra estadía el marco perfecto para recorrer esta ciudad de película. No encuentro palabras para decir cómo es Venecia. Sencillamente, es maravillosa.

“Salgan a perderse en Venecia” – nos dijo Luca, nuestro anfitrión. Así lo hicimos, con unas pocas referencias que nos dio nos dirigimos a la Plaza San Marcos.

DSC03829

Caminamos atravesando sus estrechas callecitas y notamos que ya se vivía el carnaval. Muy pronto, comenzamos a encontrar a aquellos extraños seres que parecían escapados del tiempo, grupos o solitarios “disfrazados” se desplazaban de un lugar a otro atravesando puentes o luciendo sus galas en las góndolas que se deslizan muy silenciosas en los canales menores o posando en ellos para los tempraneros turistas que hasta allí habíamos llegado.

Ya en la plaza, enmarcada por el Ducado, la Catedral, entre otros edificios, pudimos comprobar que el carnaval estaba en su máximo esplendor.

DSC03819

Logramos observar, maravillados,  perfectos maquillajes, pelucas, vestidos, guantes, máscaras!!!! Todos vestidos por  quienes parecían escapados del  siglo XVI que, con mucha amabilidad y ademanes muy cuidados o teatrales, se ofrecían generosamente para ser fotografiados. También, se presentaban ante los turistas y fotógrafos de medios internacionales gran cantidad de bellas colombinas, arlequines y, además, algún que otro personaje más “escapado” de la literatura.

Ahí puede observar, detenidamente (recordemos que cuento con “todo” el tiempo del mundo) sus ropajes de terciopelo, brocatto, llenos de canutillos, puntillas y tanta tela y pasamanería que me es imposible nombrar por desconocimiento en la materia.

DSC03821

Ante tamaña gentileza,  amabilidad,  buen gusto, espíritu de convivencia y comunión con el histórico entorno me pregunto, una vez más, qué ha quedado de aquel carnaval de la Edad Media o del Renacimiento en la que “por suma necesidad” se permitía de “manera provisional” la eliminación de “relaciones jerárquicas entre individuos”.

Difícil encontrar una respuesta, tal vez, sean varias. En lo personal, me quedo con la sensación de que el cuidado y respeto por las tradiciones es lo que anima al carnaval en Venecia, donde todo es amabilidad, nada es grotesco donde, por momentos, solo se oye el accionar de las cámaras fotográficas que no vulneran nuestro paseo, a lo largo de varias horas, entre tantos encajes, abanicos, alguna que otra sonrisa que puede adivinarse a través del maquillaje o de las inexpresivas máscaras. Tal vez, esta sea una muestra de que parte de la humanidad algo ha  aprendido acerca de la convivencia, la aceptación y el respeto hacia el otro.

Decae el día, el frío comienza a sentirse y el clima festivo se traslada a lugares cerrados, casi exclusivos. Nosotros, turistas “gasoleros,” nos dirigimos hacia Barababao, necesitamos renovar fuerzas en la “Osteria” que lleva, también, ese nombre para volver al día siguiente para ser “partícipes” de ese evento único que la Historia y esta ciudad increíble nos brindan y nos invitan a vivir.

4 comentarios sobre “CARNAVAL EN VENECIA, febrero de 2015

  1. Estupendo artículo para abrir boca. Bienvenida al club del bloggeo «tardío». Es cuando más se disfruta. Los ojos con solera observan con más detalle. Al fin y al cabo somos veinteañeros con más años de experiencia.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s